17 dic. 2012




NOTA DE PRENSA 17.12.2012


PLATAFORMA DE TOLEDO FRENTE A LOS RECORTES EN EDUCACIÓN MENORES DISCAPACITADOS.

A punto de finalizar el primer trimestre, en los colegios de Castilla La Mancha, los padres de menores con necesidades educativas especiales, seguimos esperando a que el compromiso adquirido por Marcial Marín el pasado mes de octubre, se cumpla por fin.

Según fuentes de la Consejería de Educación, tal como se publicó encastillalamancha.es, el Consejero asegura que "es cuestión de tiempo” que los profesionales que apoyan a nuestros hijos en las aulas lleguen a los centros porque "las plazas están creadas".
También en el pasado mes de octubre, la Junta -tras el anuncio que hizo Marín de incorporar 36 fisioterapeutas y 13 técnicos- nos lanzó un mensaje de tranquilidad señalando que "los apoyos van a llegar porque cumplimos las promesas".

Entonces, desde la Consejería de Educación, se nos pidió que fuéramos “pacientes”, pero lo cierto es que, a día de hoy, los profesores de apoyo no han llegado a los colegios de Castilla la Mancha.

Además, faltando también a compromisos anteriores adquiridos por Marcial Marín para con la inclusión, el Consejero no ha dudado en inaugurar un aula TEA en Cuenca hace tan sólo unos días. De esta forma, quien dijo defender la inclusión de nuestros hijos en sus colegios ordinarios ha apoyado la apertura de un gueto más, destinado al aislamiento de los menores con necesidades especiales.

Marcial Marín pretende “vendernos” reclusión de nuestros hijos en aulas separadas de los demás menores destacando que en las aulas TEA hay, a disposición de los niños con necesidades especiales, más especialistas de audición (AL), pedagogía terapéutica (PT) y orientadores. Sin embargo, tal como nos han confirmado tanto los padres cuyos hijos se están viendo aislados en este tipo de guetos como los propios profesionales que se ven obligados a trabajar en ellos, no es una casualidad que en las llamadas “aulas TEA” la proporción de menores por profesional de apoyo sea mayor que en las aulas ordinarias. Además, lo cierto es que el número de profesionales de trabajan a disposición de nuestros hijos en Castilla –La Mancha ha disminuido entre un 30 y un 40%

En años anteriores estos profesores de apoyo permanecían en el mismo colegio toda la jornada, dando apoyo continuado a los menores con necesidades educativas especiales. Esto es lo que les permitía avanzar al ritmo de sus compañeros de clase, una realidad bien distinta a la que nos estamos enfrentando en este curso 2012-13

El sondeo que ha realizado la plataforma por los colegios de Castilla la Mancha desde el pasado mes de septiembre y la información obtenida a través de los sindicatos de enseñanza revela que la contratación de estos profesionales ha disminuido al menos en 164 PT y AL. Esta disminución se produce también en el ámbito de los orientadores, creando una lamentable e insostenible para los alumnos con necesidades especiales, a los que se les está provocando un daño irreparable del cual, Marcial Marín es, obviamente, responsable.

En definitiva, el proyecto de “agrupamiento” que ha iniciado este año la Consejería de Educación sigue su curso. Desde la Plataforma prevemos que, de continuar apostando por el aislamiento de nuestros hijos, el próximo curso los padres de alumnos TEA o con problemas motoricos deberán dejar a los menores en aulas TEA (creadas sólo para niños con necesidades especiales) o, directamente, a los colegios denominados cabecera.

El ejemplo más reciente, y que hemos denunciado varias veces, es el CEIP Santa Teresa de Toledo, al que acude un importante número de niños TEA. Sus padres, cuando comenzó el curso, se negaron a cambiarlos a CEIP Jaime Foxá (un centro con aula TEA, creada sólo para menores con necesidades educativas especiales) y, como represaría, se ha suprimido un ATE. Esto es,  para el mismo número de alumnos, han pasado de tener dos ATES a uno y también les falta complementar un profesional de Pedagogía Terapéutica o PT.

Este curso 2012-13, el proyecto de  Marcial Marín ha fracasado y son minoritarias las aulas TEA con un importante número de alumnos puesto que los padres continúan negándose a permitir el aislamiento de los menores en estos guetos.  Así, la única aula TEA de Toledo cuenta tan solo con tres alumnos. Sin embargo, si el Consejero no rectifica en sus propósitos, la supresión de profesionales de apoyo “obligará a los padres” a la matriculación de sus hijos en los colegios los cabecera

Desde la Plataforma, queremos denunciar la discriminación que sufren los alumnos con necesidades educativas especiales, los recortes en profesionales de apoyo a nuestros hijos es intolerable y supone un daño no sólo a los menores sino también a una sociedad de la que, si no ponernos remedios, se verán excluidos en un futuro inmediato.